Entradas de dishedo

San Gregorio

En este templo radica desde 1870 la austera Hermandad del Santo Entierro. Fue erigida en 1592 por la Compañía de Jesús, y cerrada al culto en 1810; sufrió importantes restauraciones en 1830, 1869, 1940 y 1959 que le dieron el aspecto actual. Actualmente radican en ella los P. Mercedarios.

Su planta es rectangular, de tres naves, cubiertas por techo raso y cuenta con coro elevado.

En su interior destacan los retablos de la “Virgen de la Merced” y de “San Ramón Nonato”, de estilo neoclásico

Fuente: Sevillaguia.com

San Nicolás de Bari

De estilo barroco se edificó en 1578 gracias a Don Juan de Castañeda. Actualmente es la sede de la Hermandad Sacramental de San Nicolás (La Candelaria).

En su fachada principal, a los pies de la iglesia, portada de piedra enmarcada por pilastra toscanas que sustentan entablamento con friso decorado con rosetas. En la parte superior se sitúa frontón partido con hornacina enmarcada con pilastra rematada con frontón y cruz, presidida por escultura de “San Nicolás”.

Templo de Planta basilical, está formada por cinco naves, presbiterio y coro a los pies. Se encuentra sostenido por dieciocho columnas toscanas de jaspe de abigarrada decoración apoyadas sobre pedestales y que sustentan arcos formeros de medio punto. Se cubre la nave central con de bóvedas con cañón y las laterales con bóveda de aristas. Su interior está totalmente decorado por retablos.

El coro, iluminado a través de vidriera, se cierra con reja de forja y posee sillería y dos órganos del siglo XVIII.

El retablo mayor “San Nicolás de Bari” es obra de Felipe Fernández del Castillo (1578) y está compuesto por banco, cuerpo y ático. Se preside por imagen titular flanqueado por “San Pedro” y “San Pablo”. Sobre el ático imagen de “la Inmaculada” y en el sagrario manifestador “Ntra. Señora del Subterráneo”. Ornamenta a este retablo pinturas de Vicente Alanís que representan las “Virtudes teologales” y escenas de la vida de San Nicolás.

En la nave del evangelio se encuentran:

Retablo de la ” Virgen del Patrocinio”. De estilo barroco, la imagen está flanqueada por “Santo Domingo de Guzmán” y “San Francisco de Asís”, obras de mediados del siglo XVII.

Retablo de “La Dolorosa”. Obra de estilo barroco y se encuentra presidido por imagen titular flanqueada por dos arcángeles realizados a mediados del siglo XVII.

Retablo de “Ntro. Padre Jesús de la Salud”. De estilo neobarroco, se encuentra presidido por imagen titular realizada por Francisco de Ocampo (1615) y flanqueada por “San Juan Evangelista” y “Ntra. Señora de la Candelaria” imagen esta de Manuel Galiano Delgado (1924).

En la nave de la epístola se encuentran:

Retablo de “San José”. Retablo del siglo XVIII presidido por imagen titular realizada por Francisco Antonio Gijón (1678). Ornamenta a este retablo en sus paredes laterales pinturas de Pedro Tortolero (1760), los “Desposorios” y la “Muerte de San José”.

Retablo de “San Carlos Borromeo”. Retablo del siglo XVIII con imágenes del mismo siglo. Ornamenta a este retablo en sus paredes laterales escenas de la vida de San Carlos Borromeo obra de Vicente Alanís.

Retablo de “Santísima Trinidad”, retablo de “Santa Bárbara”, retablo de “San Agustín”, retablo de la “Virgen de Fátima”, anónimos del siglo XIX.

Fuente: Sevillaguia.com

Parroquia de la Magdalena

Durante el dominio francés fue derribada su primitiva iglesia trasladándose a su actual templo que fue reedificada por Leonardo de Figueroa entre 1.691 y 1.709. Es sede de las Hermandades El Calvario y La Quinta Angustia.

Templo de estilo barroco está formado por tres naves con crucero, presbiterio y coro a los pies. La nave central, el presbiterio y los brazos del crucero están cubiertos con bóvedas de cañón con lunetos, estructurados sobre arcos fajones de medio punto sustentados por pilares cruciformes decoradas con pilastras adosadas. Las naves laterales se apoyan en estos pilares a través de arcos formeros de medio punto cubiertos por bóveda de arista.

El crucero se cubre con cúpula sobre tambor y linterna sustentados por pechinas iluminado por ventanas tetralobuladas. En la cúpula, hornacinas con esculturas de los Evangelistas y de los Padres de la iglesia atribuida al taller de Roldán.

En la fachada de la epístola se encuentran tres puertas. La de la derecha, adintelada, está enmarcada por pilastras y rematada con frontón partido curvo con hornacina presidida por escultura de “Santo Domingo de Guzmán”, enmarcada por pilastras y volutas rematadas por otro frontón con escudo del anagrama del Ave Maria. La puerta central presenta arco de medio punto enmarcado por pilastras que sujetan frontón decorado con jarrones y en la parte superior, frontón con volutas enmarcados con el escudo dominico en el tímpano. Retablo cerámico del Cristo del Calvario obra de Alfonso Córdoba (1941).

El retablo mayor es del siglo XVIII y está formado por banco de dos cuerpos, tres calles con columnas salomónicas y ático. El primer cuerpo está presidido en su hornacina por escultura de la “Magdalena” obra de Felipe Malo de Molina (1704) y sobre ella, escultura de “San Pablo”. En el tabernáculo, imagen de “La Inmaculada” y en el ático la “Conversión de San Pablo”.
En las calles laterales se encuentran las imágenes de “Santo Domingo de Guzmán”, “San Francisco de Asís” y los papas dominicos “Benedicto XI y Pió V”. En el ático “Santa Catalina de Siena” y religiosa de la Orden de Predicadores.
La bóveda del presbiterio la pintó Lucas Valdés y representa en ella la “Alegoría del triunfo de la Fe”.

Podemos encontrar otras obras pictóricas pertenecientes a Zurbarán como “Santo Domingo en Soriano” y “Curación del B. Leonardo Orleáns” y de Francisco Pacheco “Virgen del Rosario” y de Lucas Valdés “Batalla de Lepanto”.

Entre las obras escultóricas mencionaremos a la “Virgen del Amparo” obra del siglo XVII y de estilo renacentista, a la “Virgen de las Fiebres” de Juan Bautista Vázquez de estilo renacentista y del siglo XVI, al “Cristo Resucitado” y “Niño Jesús” ambas de Jerónimo Hernández, la “Virgen de la Antigua” de Pedro Roldán, la “Asunción de la Virgen” de Juan de Mesa (escultura barroca del siglo XVII) y la “Virgen de la Presentación” de Juan de Astorga.

La parroquia posee uno de los tesoros de orfebrería más ricos de la ciudad.

Fuente: Sevillaguia.com

Parroquia de Nuestra Señora de la O

El origen del templo de la O hay que buscarlo en un antiguo hospital que estaba bajo la advocación de las Santas Brígida, Justa y Rufina, en donde se estableció la Hermandad de la O en el 1556. Pronto la imagen de la Virgen de la O (Virgen de Gloria) despertó gran devoción entre los vecinos de la calle Castilla, por lo que en 1572 las Hermandades de Santa Brígida y la O se unificaron para constituir una sola cofradía. En 1697 se derribó la antigua ermita, y la construcción del nuevo templo se llevó a cabo entre 1697 y 1702, siendo obra del cantero Antonio Gil Gataón.

El gran desarrollo que alcanzó a principios de la presente centuria el arrabal trianero, hizo que la tradicional Catedral de Triana, la Parroquia de Santa Ana, fuese insuficiente para satisfacer las necesidades litúrgicas del barrio. Para remediar esto se constituyó a la Iglesia de la O en ayuda parroquial, para poder administrar los sacramentos. Aunque se sabe que este templo disfrutó de esta condición de ayuda entre los años 1615 al 1628. El Cardenal la convirtió en parroquia el 23 de Julio de 1909. La Iglesia fue construida con las aportaciones modestísimas de los vecinos de esta parte de Triana. No hubo ningún conde o ricohomnre que donara grandes cantidades de dinero. Todo el dinero salió de gente muy modesta que realizaba sus limosnas en urnas que se situaron en varios puntos, como en la puerta del mercado.

Fuente: Artesacro.org

Iglesia de Santa Ana

Comienza a construirse en el año 1276, y según reza una inscripción en uno de sus muros, su origen se debe a la curación de una enfermedad que padecía el monarca Alfonso X el Sabio en los ojos, con la intervención milagrosa de la madre de la Virgen, Santa Ana.

El propio Alfonso X, a partir de un primer núcleo de población existente alrededor del castillo de Triana dispone una puebla al sur de la fortaleza, frente al puerto, que sería el origen del arrabal del mismo nombre, donde se encuentra el templo parroquial de Santa Ana.

En un principio esta iglesia debió estar fortificada, ya que fue la primera que se levantó en la ciudad tras su reconquista. En la actualidad aún conserva los característicos remates almenados sobre las cubiertas de sus terrazas.

La iglesia debió quedar terminada a principio del siglo XIV, cuando se colocó la mencionada inscripción; algo más tarde se levanta la torre, durante la primera mitad del mismo siglo, siendo reedificado luego todo el edificio, probablemente deteriorado por los daños ocasionados por el terremoto de 1355.

El proceso constructivo continúa, y a finales del siglo XV se construye en la nave de la izquierda, la Capilla del capitán Monte Bernardo; más adelante, en el siglo XVI La “Capilla Sacramental”, más cercana a la cabecera, y a principios del siglo XVII se acomete la “Capilla Bautismal”.

El Terremoto de Lisboa de 1755 dañaría seriamente el templo, que es remodelado por el arquitecto Pedro de Silva, momento en que se modifica sensiblemente la imagen de las portadas y la cabecera. Sobre el año 1920 se restaura la portada gótica de la nave de la izquierda, donde aparece al exterior una pequeña lápida de un antiguo cementerio parroquial, y más recientemente la iglesia es sometida a una completa restauración en 1972 a cargo del reconocido arquitecto Rafael Manzano Martos.

Bien de Interés Cultural, la Iglesia de Santa Ana de Sevilla está catalogada como Monumento en 1931.

Fuente: Sevillapedia

Capilla de la Estrella

La Hermandad radicó hasta 1976 en la vecina iglesia de San Jacinto, regentada por los Padres Dominicos, en cuya puerta principal hay un azulejo en honor a Ntra. Sra. de la Estrella

En ese año, y debido principalmente a las dificultades de espacio, la Hermandad salió por última vez de San Jacinto para entrar en su nueva sede, que hasta ese momento había sido casa – hermandad, situada en la calle San Jacinto 41 (calle Ancha para los trianeros de antaño), y con las dependencias anexas con entrada por lo que era la calle Juan Romero, la actual calle Jesús de las Penas, lo que supuso un nuevo hito en la historia de la Hermandad.

Esta nueva sede nació en Octubre de 1962, con la adquisición de un solar en la calle San Jacinto número 41, en la que el arquitecto Alfonso Gómez de la Lastra debía desarrollar un proyecto de casa de Hermandad.

El proyecto de capilla se decidió en cabildo el 25 de Febrero de 1973, encargándosele al arquitecto Antonio Delgado Roig, y los altares a Antonio Martín.

La capilla aprovecha al máximo las difíciles geometrías del típico solar entre medianeras de un entramado urbano tradicional. Así, los “recovecos” son aprovechados para integrar altares. Consta, además, de coro y sacristía, así como un acceso a las dependencias de la Hermandad en las zonas altas de la misma, mediante escalera interior.

La capilla fue bendecida por el cardenal Bueno Monreal el sábado de pasión de 1976, y al día siguiente, Domingo de Ramos, la Hermandad salió por última vez de San Jacinto para entrar en su nueva sede. Se hicieron reformas y ampliaciones de la misma en 1982 y 1988.

Es, hasta la fecha, definitiva sede de esta Hermandad que ha pasado por hasta cuatro emplazamientos y que, en este último, es en la que ha conseguido afianzar considerablemente la vida de Hermandad y la devoción por sus Sagrados Titulares.

Fuente: Web de la Estrella.

Capilla de los Marineros

En 1759 la Hermandad de la Esperanza adquirió, bajo licencia eclesiástica, solares en la calle Larga de Santa Ana (actual Pureza) donde existían dos casas correspondientes a una capellanía vacante de la Iglesia de Santa Ana, para edificar su Capilla. En 1815 concluyó la construcción pero, en 1868, la Junta Revolucionaria se la enajena y pone a subasta pública, adquiriéndola dos ingleses para culto de la Iglesia Anglicana. Posteriormente sería teatro, cine, almacén de carbón, etc…, hasta que en 1953 la Hermandad, ubicada entonces en la Iglesia de San Jacinto, acuerda trasladarse nuevamente a su antigua Capilla, proyectando su remodelación el arquitecto D. Aurelio Gómez Millán y finalizando la adaptación en 1962. En su regreso de la Estación de Penitencia de ese mismo año la Hermandad y sus Sagrados Titulares volvieron a entrar en su Capilla.

La Capilla de los Marineros se puede enmarcar en el estilo arquitectónico sevillano de la segunda mitad del siglo XVIII. Su espadaña consta en sus extremos de jarras con azucenas en bronce obra de D. Ramón León Peñuelas en 1998. Cobija el cuerpo de campanas en bronce, del mismo orfebre. Bendecidas el 13 de marzo de 1962, sus nombres son: Ntra. Sra. de las Nieves, San José y San Francisco.

En la portada de la Capilla, en una hornacina sobre la puerta principal de entrada, se encuentra una imagen de la Inmaculada Concepción obra de D. Antonio Illanes Rodríguez, en 1962, en barro cocido, de 1,3 mts. de altura.

En el interior de la Capilla destaca el artístico artesonado de su techo, de estilo neomudéjar, de ricas maderas en pino rojo con filetes dorados y adornos de talla. Mide 12 m. de ancho por 18 m. de largo. Fue adquirido en 1961 al desaparecido colegio Villasís. Igualmente destaca sobremanera la lámpara central situada en el artesonado de de la Capilla, tallada en cristal del siglo XIX. Tiene el estilo clásico de las lámparas dieciochescas y procede del desaparecido Café Britz. Fué adquirida en 1963.

Reseñar que a pies de Ntra. Sra. de la Esperanza, en el presbiterio, descansan los restos mortales del que fue durante muchos años Director Espiritual de la Corporación y gran artífice del retorno de la Hermandad a su antigua Capilla, D. José Sebastián y Bandarán según su expreso deseo, donde una lápida rememora el gran cariño que en vida mantuvo hacia la Hermandad y su gran devoción a la Stma. Virgen.

Fuente: Web de la Esperanza de Triana